Cuando Fabiola Cuevas y Romina Ortega, ambas tarotistas y con intereses a fines en las artes adivinatorias, se encontraron en la Feria Mantra en enero de este año, jamás se imaginaron que su conexión y buena onda las llevaría a poner en pie un gran proyecto: La Plaza del Tarot, evento realizado el pasado 7 de julio en el Teatro Cachafaz en Santiago de Chile.

Según relatan, todo partió como una idea sencilla: un lugar para compartir conocimientos y amistad. Pero a medida que la idea fue tomando fuerza, ambas hijas de Marte y Plutón decidieron que este proyecto debía ir más allá y llegar a todos los que estuvieran interesados en la magia y no ser un evento sólo enfocado a expertos. 

“Nuestra idea siempre fue que esta plaza fuera para todos, independiente de cuanto sabían. La idea es que tuvieran ganas de aprender y nutrirse de esta experiencia, recopilando todos los conocimientos de los exponentes que escogimos –y que sabemos que son secos en lo que hacen y con un gran nivel de entrega-”, comenta Romina (Ro), quien además es dueña de la tienda HocusPocus. 

En esa misma línea fue que ambas coincidieron que el mejor nombre para este evento, el que ahora es una marca registrada, fue “La Plaza del Tarot”. 

Como dice Fabiola (Fa), “la plaza es un lugar que, desde épocas remotas, genera una instancia donde se debate y se construye, un espacio de encuentro donde todos somos iguales y podemos compartir y crear”. 

“Siempre fue el centro de las ciudades, donde se realizaban los debates ciudadanos y políticos en la antigua Grecia. Para nosotras es un concepto súper poderoso que venía perfecto a lo que nosotras queríamos entregar en este evento y en los que vendrán”, agrega Ro. 

Un espacio para crecer

Fabián Concha es músico y siempre se sintió atraído a lo que los símbolos y arte pueden transmitir. Fue por esa misma razón que comenzó a estudiar las cartas del tarot, lo que lo llevo a seguir a un sin número de tarotistas entre los que destaca Galo Vilches, uno de los exponentes que presentó en la jornada.

En primera fila desde la apertura del evento, Fabián participó de todas las actividades. Para él la experiencia de compartir y generar comunicación entre todos los participantes fue lo que más le gustó del evento, donde “la idea de poder hacer ejercicios prácticos y vernos inmersos en la magia fue lo que más me gustó. Creo que esa es la parte que más valoré de todo esto, poder ver en vivo los ejercicios y que la gente quisiera participar activamente de ellos”, comentó. 

Otra de las asistentes fue Macarena Zacarías. Al igual que muchos otros, Macarena tuvo la suerte de participar en vivo en una de las actividades de Galo Vilches donde pudo consultar sobre su vida pasada y algunos eventos que en esta vida le llaman la atención profundamente.

“Vine de Constitución y el evento me dejó el corazón llenito. Pude hacer conexión con mucha gente y se dieron muchas respuestas que estaba buscando. ¡Me hubiera gustado que durara más!”, comentó.

Tanto Noemí Sepúlveda y Carolina Gallis asistieron porque han realizado cursos de tarot con Fa. Ambas se anotaron a “La Plaza del Tarot” apenas se hizo anuncio del evento, ya que ambas siempre se han sentido atraída a los significados de las cartas y de cómo ellas pueden entregarte mensajes sanadores y de crecimiento. 

“Me pareció una excelente oportunidad para poder compartir el conocimiento desde varias perspectivas. Cada uno de los exponentes nos hizo ver el tarot desde distintas miradas y eso es lo que nutre. El lugar y el ambiente también fueron muy acogedores pero me hubiera encantado que fuera más de un día para poder ir reposando un poco los conocimientos, en un día es intenso”, comentó Noemí. 

Por su parte, Carolina agregó “demasiado fructífero el evento. Más de lo que esperaba y me encantaron todos los expositores, se notaba que todos eran secos en lo suyo y con muchas ganas de compartir lo que saben”.

El evento contó con más de 100 participantes, numerosos stands, lecturas de tarot gratuitas para todos y con varias sorpresas y regalos al azar. 

“Esperamos que esto siga creciendo. Estamos con muchas ganas de que esta energía maravillosa que dejó el evento pueda seguir replicándose en otros lugares dentro y fuera de Chile”, comentaron las organizadoras. 

Redacción, Valentina Burgos